El humo del momento.

Y tú, y yo. Que no nos conocíamos de nada. Y el mundo, que se empeñó en buscarnos. La vida pasaba y no hacíamos más que mirarnos.
Desear tu vida aquí… pero vivirla en otro lado, vivirla en otros brazos.
No somos nada cuando no nos
permitimos mirarnos. Lo somos todo cuando nos dejamos desearnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s