Saliendo de mi estilo: HASTA LOS OVARIOS.

Leer a Pablo Coelho no os hace más cultos ni ser agnóstico es sinónimo de inteligencia. El desprecio a lo “normal” no demuestra más que una profunda falta de comprensión a lo que el mundo realmente es y os convierte en aquellos que más teméis: seres abocados a la mediocridad.
No sois más listos por llevar sombreros y chaquetas de cuero. Las fotos con cámaras antiguas no son más que eso, fotos con cámaras antiguas. El saber de memoria algún poema de Pablo Neruda no es equivalente a saber más que nadie, y escuchar música antigua es tan relevante como que en vuestro armario todo sea de estilo “mercadillo”. Por supuesto, ver series “con un trasfondo filosófico” no vale de nada si no entiendes ni los créditos.
Haber leído todas las citas que aparecen en la página web de frasescelebres.com no hace de vuestras opiniones una realidad innegable, y el hecho de que penséis que sí no hace más que demostrar que vuestra autoestima está a un nivel muy superior al de vuestro cerebro.
Las fotos de glorias pasadas en vuestras redes sociales solamente son la prueba de lo bien que se os da usar Google Imágenes y la Wikipedia. Y en cuanto a las frasecitas de quinceañeros rebeldes sobre el asco que da el mundo y lo mucho que pasáis de todo… Me ahorro comentarlo.
No hablo de que no debáis de hacer todas esas cosas, hablo de que no por ello sabéis más que nadie ni automáticamente os convertís en gente interesante que hace pensar.
Sinceramente, a veces lo único que dáis que pensar es que en vuestra casa no se os dieron suficientes collejas.

Anuncios