Hablemos de objetividades.

Dividamos el mundo en mentes privilegiadas y cerebros mediocres. Gente que trata de arrancar un pedazo de coherencia en inteligencias vulgares y corrientes ante una multitud igualitaria y extraña.
Sus momentos de gloria pasan por saber rebuscar en las mentes de lo brillante para sacar burdas imitaciones de lo que consideran digno del nivel de las grandes genialidades.
Cada acción y opinión no es más que un intento de sobreposición a sus mayores envidias y cada paso que dan va dirigido al autocenvencimiento de que son más por el simple hecho de que hasta la última célula de sus malgastadas entrañas saben que siempre serán menos.
Toman la vanidad y el espejismo como el concepto de su propia vida adulterada, aunque sepan que el fondo no son más que estatuas de sal que siempre se acaban deshaciendo con el tiempo.
Crean escuelas basadas en la emulación de glorias pasadas y jamás olvidadas, desentendiéndose del verdadero significado de un mundo demasiado pequeño para algo tan sublimemente grande.
El sólo intento les convierte en lo que realmente son, sin la sola posibilidad de una mínima redención.
El problema de creerse inteligente es la alta probabilidad de no serlo en realidad.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s