El Código de los Colegas.

Hacer una lista de nombres y que la mitad acaben tachados. Saber con quién puedes contar y con quién no. Darte cuenta de que naces solo y mueres exactamente igual. Lo de en medio… sobran teorías y faltan palabras.

Hay algo extraño en el aire que provoca huidas masivas y extensas llanuras desiertas de momentos sin comprender. El envenenamiento de los cerebros y lo que siempre se ha dicho que significa ser compañero ha cambiado la mentalidad de un mundo enfermo por la compasión. Palabras que nadie escucha, ideas que no se entienden. Fugaces momentos de lucidez alcohólica en la que los abandonos se obvian por imposibles. Más palabras. Más ideas. Menos verdades y muy poquito corazón.

En cada vuelta de tuerca que se escucha, dos tiros limpios acaban con alguna canción. Las notas de un silencio que en el fondo todos conocemos y que la mayoría ahoga en más de un vaso de alcohol.

 Imagen

No pregunten si están solos. Pregunten por qué no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s