Por un día.

Se acaban las razones y se amontonan los fracasos. El asfalto y el humo llegan a abrumar más de la cuenta. El no saber o el saber demasiado. La felicidad, la alegría, la tranquilidad… no dejaron de ser un invento. Nuestro invento. Dejar de soñar y respirar con los pulmones. Cuando todo haya acabado… volver a empezar. Cerrar los ojos. Hacer el intento. Recordar lo malo, olvidar lo bueno. Pensar en el tiempo y dejar la mente en blanco. No ser un muñeco, jugar a las marionetas. Sonreír y luego llorar. No es del todo necesario entender. Solo siente, siente y después grita. El resto… bueno, Dios dirá.

Anuncios

Sólo un poco más.

Su sonrisa cansada no era más que la prueba fehaciente de todos los años pasados por su cara plagada de arrugas. El sabor del tiempo que nunca volvería a recuperar fue lo último que llegó a sentir, las cálidas manos de toda su experiencia posadas sobre sus ojos para cerrarlos lentamente, no sin antes dejarle tiempo para dedicar un último recuerdo a todos los que pasaron por su vida, un último agradecimiento a aquellos que se atrevieron a quedarse y un

Imagen

último pensamiento de amor para los que nunca dejaron de abrirle su corazón. Nunca volvería a correr por ese campo de espigas como cuando era pequeña. Ya no se escaparía a la pastelería para admirar los bizcochos expuestos en el escaparate. Ya no se reiría del ruido de la puerta descolgada del colegio por las mañanas. Él no volvería a recogerla cada tarde a la salida para llevarla en su moto destartalada a los destinos más insospechados, por lo general situados en el bosque donde tantas cosas ocurrieron. No volverían a recorrer París simulando estar en una película en blanco y negro de esas que los dos iban a ver al cine para poder besarse lejos de miradas indiscretas arropados por la oscuridad de la sala. El balcón dejaría de ser su refugio particular donde esconderse en las tempestades emocionales. Aquel viejo tocadiscos no volvería a ser la banda sonora de sus incansables bailes a media tarde en el salón. No vería a sus hijos correr por los pasillos de casa luchando por salvar su vida del malvado dragón que tenía secuestrada a la pequeña princesa. Ya no se sentaría delante del Imagenhorno para ver crecer la masa con las bocas hambrientas de los niños a su alrededor esperando su porción. No volvería a asaltarle la duda del futuro tras mirar una y otra vez las caras de sus tres ángeles. No volvería a reírse por los abrazos colectivos dados en represalia a su amago de enfado por alguna razón olvidada a los cinco minutos. No tendría que preocuparse de cómo llegar a fin de mes. No tendría que volver a verles partir de casa para hacer su propia vida. No esperaría impaciente las navidades y los fines de semana para volver a ver a sus nietos. Ya no se sentaría delante de sus polvorientos álbumes a recordar cada uno de los momentos que nunca podría llegar a olvidar. Pero, qué más da, volvería junto a él, y desde arriba los dos cuidarían de ellos, como cuando los tres corrían a su cama en busca de un refugio porque la tormenta y sus pesadillas no les dejaba dormir.

El Código de los Colegas.

Hacer una lista de nombres y que la mitad acaben tachados. Saber con quién puedes contar y con quién no. Darte cuenta de que naces solo y mueres exactamente igual. Lo de en medio… sobran teorías y faltan palabras.

Hay algo extraño en el aire que provoca huidas masivas y extensas llanuras desiertas de momentos sin comprender. El envenenamiento de los cerebros y lo que siempre se ha dicho que significa ser compañero ha cambiado la mentalidad de un mundo enfermo por la compasión. Palabras que nadie escucha, ideas que no se entienden. Fugaces momentos de lucidez alcohólica en la que los abandonos se obvian por imposibles. Más palabras. Más ideas. Menos verdades y muy poquito corazón.

En cada vuelta de tuerca que se escucha, dos tiros limpios acaban con alguna canción. Las notas de un silencio que en el fondo todos conocemos y que la mayoría ahoga en más de un vaso de alcohol.

 Imagen

No pregunten si están solos. Pregunten por qué no.

OFF-TOPIC

Mini-entrada introductoria:

En esta sección va todo aquello inclasificable. Mis chorradas (que esperemos sean pocas, que esto es un sitio serio. Bueno, no, pero ya me entendéis), cualquier cosa que esté fuera de lugar en el resto de secciones, temas que se me propongan, resolución de dudas o incluso opiniones al margen de lo que escriba “artísticamente” (tampoco es que se le pueda llamar así) hablando.

Pues eso, sed felices y un saludo.

image (11) - copia